La pandemia cambió sistemas.

Paz Court concluye grandes aprendizajes de los meses de pandemia, que vienen de las modificaciones físicas en su casa. Ella ya estaba acostumbrada a su espacio de trabajo o “base de operaciones” y cuando Nicolás, su pareja, dejó los horarios de oficina, buscaron compartir el espacio. Empezaron con dos escritorios en el mismo cuarto y no funcionó. El ruido y el espacio estrecho no ayudaba a la privacidad que Paz necesita con su guitarra para la creación musical. 

Así que decidió moverse a la sala y tomó la mesa del comedor como escritorio. Encima, le colocó una repisa. “Está bueno porque tengo un teclado acá, que lo pongo para dar clases o muevo la mesa de centro y puedo hacer pilates, yoga”. 

Con Nicolás pudo conversar más, ganaron más tiempo. Aprendieron a respetar espacios, actividades. “El hecho de estar los dos encerrados en la casa no significa que tenemos que estar todo el tiempo juntos, haciendo las mismas cosas”.

La creatividad tampoco faltó. Las distancias se acortaron. En la azotea grabó un video que se llama ‘Un día planté una rosa’. Su hermana, quien es bailarina, ayudó con la coreografía, claro, mediante videollamada desde Israel, desde donde ella indicaba dónde mover los muebles.

“No sé si quiero que las cosas vuelvan a ser exactamente como antes, como esa idea de ser productivo y estar todo el rato donde las cosas suceden. Es la enseñanza de cómo vivir la vida de una manera más orgánica, también con los tiempos de uno, las necesidades y desde la parte creativa uno requiere un tiempo y un espacio específico y la verdad me costaba mucho encontrar ese momento en la vida de antes, siempre era por periodos. Siento que, de algún modo, la pandemia cuestionó el sistema en el que estábamos viviendo”. 

“Como artista independiente, las redes sociales son fundamentales desde hace tiempo. Si bien, una pandemia en el sector cultural fue durísima, también algunos teníamos ya la ventaja de que no tuvimos que armar algo desde cero para entrar en esta nueva normalidad. Ya teníamos una base, un público, entendíamos más o menos cómo funcionaban las cosas”.

 

Paz menciona que ser artista independiente le ha desarrollado resiliencia y la capacidad de reinventarse constantemente, sin depender si hay teatros abiertos.

“Uno siempre está buscando, entonces tiene sentido el hecho de trabajar con la creatividad, la música es importante para las personas. A mi disco ‘La Fuerza’, que venía trabajando desde finales de 2019, le tocaba salir justo este año, entonces tenía un material ahí en carpeta que en su momento pensé cómo ‘¿será el momento de sacar el álbum o no?’, son tiempos difíciles".

 

Paz menciona que la subsistencia en tiempos difíciles es importante también para la vida, para transformarse y continuar. Considera que el álbum ha sido oportuno y lo agregó a su dinámica en redes, a través de Lives, grabaciones en vivo.

“Diversificar y reinventar el propio material y seguir creando. Son tiempos de saldar deudas pendientes, de aprender las cosas que faltaban o de tener que resolverlas. Antes siempre estaba corriendo de un ensayo a una reunión, a un concierto, una entrevista, y ahora este tiempo me ha permitido conectarme con el piano, la composición”.

DSC01925.jpg
DSC01849.jpg
DSC01905.jpg

Himno para un feminismo necesario.

El feminismo es un canto unísono que empuja frecuencias de cambios necesarios. Algunas veces se logran, pero en otras latitudes del mundo, las desigualdades y la violencia contra las mujeres atentan hasta con lo básico: la vida. 

Las protestas del 8 de marzo pueden cantarse sin miedo y con rabia ante el dolor del feminicidio. Paz Court, como compositora y cantante, ha colaborado con su homóloga Vivir Quintana en los arreglos de un himno a las mujeres que crecieron alas ante el miedo para pedir justicia en un México de feminicidios. 

“'Canción sin miedo' es el himno feminista por excelencia, latinoamericano y mundial. Incluso, nos escriben de Francia, Canadá, Noruega para pedir arreglos y poder interpretar esta canción en distintos coros. Desde la música, es una de las cosas más potentes que me ha tocado vivir. La canción se volvió viral antes de que incluso la cantáramos. Es una canción que logra representar y traspasar muy bien el dolor que sentimos como mujeres, la rabia y muy desde las emociones, más allá de lo ideológico".

Paz Court tiene su propio himno feminista. En 2019 detonó su composición 'Pajarillo Negro', que habla acerca de los feminicidios, como un hecho que viene de herencia histórica y atenta sin distinción de edades, orígenes. En un verso la compositora dice:

 

“Mi hermana fue paloma

Blanca y aventurera

Blanca le arrebataron 

Sus dos alas con tal violencia”.

 

  • ¿Cómo generar conciencia desde el movimiento feminista? 

"El feminismo se tiene que construir también con los hombres, no estamos solas en este mundo. La conciencia a mi estilo es a través del cariño, la empatía, y también es necesaria la energía, la radicalidad, porque lleva las cosas más allá del límite y así se pueden apurar ciertos procesos, se ponen ciertos temas sobre los cuales es importante pensar y debatir".

  • ¿Cómo motivas a las chicas para no callar?

"Todo el tiempo se sabe de nuevos casos de acoso, que entran como en tejidos y capas muy profundas. La relación más importante para no callar es la que se tiene de confianza, fuerza y poder por una misma. Se trata de saber que en la vida es importante contar con otros, no somos superpoderosas, todos en cierta medida necesitamos del otro. Desde hace muy poco empecé a tener más presencia en el feminismo y escribir acerca de eso".

  • ¿Por qué es importante para tu música aportar más feminismo?

"Antes todavía no estaba correspondida al 100% con el movimiento. Pero ahora miro la importancia de que con mi música se visibilicen los problemas y se empoderen otras mujeres. Para mí, como mujer y feminista, ha habido un aprendizaje y transformación. Como artista me empodero de mi rol social".

La meta al visibilizar y exponer las diferencias desde el movimiento feminista es que se produzcan los cambios. Paz ejemplifica que en Argentina los movimientos desencadenaron leyes y políticas; en México, esa fase todavía está distante, ya que no ha pasado a una etapa de oficialidad, de educación y justicia. Las mujeres gritan por demandas que apelan a lo más básico: la vida de las personas.

 

  • ¿En qué lugar está Chile en este momento?

"El movimiento feminista allá está con más fuerza, tal vez contagiado por las hermanas argentinas e igualmente porque somos un país pequeño y creo que eso influye en términos de que siempre los movimientos por las cuestiones políticas son más centralizados. En Chile ya se impulsó la ley del aborto, todavía no hay novedades, pero ya entró en debate y ya se está hablando de la cuestión paritaria".